¿2.0 es una tecnología web o una actitud?

Cuando Tim Berners-Lee desarrolló el servicio web en 1989, su gran aportación fue crear un sistema que permite ir directamente de un documento a otro de una forma fácil, ágil y rápida. Los enlaces o hiperenlaces fueron todo un avance tecnológico. Sin embargo, este modelo de servicio web exigía que todos los contenidos estuviesen creados con anterioridad al acceso del usuario. Por un lado estaban los que creaban contenidos, de una forma más o menos acertada, y por otro los usuarios que lo consumíamos. Se trata de un modelo similar al de una editorial tradicional.

Web-20-2a

Más adelante, en 1999 Darcy DiNucci utilizó el término Web 2.0 en un artículo titulado “Futuro fragmentado”. DiNucci escribió: “La web que conocemos ahora, que carga las páginas a un navegador web de forma esencialmente estática, es solo un embrión de la web que vendrá. Los primeros destellos de la Web 2.0 están empezando a aparecer. […] Esa web no será entendida como pantallas de textos y gráficos estáticos, sino como un mecanismo de transporte a través del cual se genere interactividad”. Aunque esta fue la primera vez que se empleaba públicamente el término Web 2.0, su popularidad no vendría hasta años más tarde. Internet dejaría de ser un sistema estático centralizado para abrirse hacia un modelo donde el valor reside en los propios usuarios; son estos quienes crean contenidos e interactúan entre sí.

El aspecto principal de esta nueva forma de hacer las cosas es que los clientes [los usuarios] construirán el negocio por vosotros [los proveedores]

La tecnología web cambió y permitió pues que surgieran servicios interactivos como Facebook, Youtube o Wikipedia. En estos servicios los usuarios crean sus contenidos compartiendo fotos, vídeos o textos. Como dijo Tim O’Reilly en la inauguración de la primera conferencia sobre Web 2.0 (año 2004): “El aspecto principal de esta nueva forma de hacer las cosas es que los clientes [los usuarios] construirán el negocio por vosotros [los proveedores]”. Como indicador de la relevancia de esta nueva era 2.0, la revista Time de Nueva York eligió como personaje del año 2006 a los propios usuarios de Internet, reconociendo la contribución que realizan al generar los contenidos de servicios como Wikipedia, Facebook o SecondLife. “You. You control the information age”, decía la portada de la revista, “Welcome to your world” (Tú. Tú controlas la era de la información. Bienvenido a tu mundo).

Web-20-2b

En definitiva, el término Web 2.0 hace referencia a las aplicaciones web que ofrecen servicios interactivos en red (por ejemplo, blogs, redes sociales, comentarios, compartición de fotos o vídeos), haciendo posible que los propios usuarios aporten, colaboren e intercambien ideas o contenidos. Con la Web 2.0 Internet deja de ser simplemente una nueva tecnología para adquirir una dimensión de vinculación social, una herramienta que permite unir a las personas.

Con la Web 2.0 Internet deja de ser simplemente una nueva tecnología para adquirir una dimensión de vinculación social, una herramienta que permite unir a las personas

El entorno Web 2.0 permite por tanto crear, mantener e intensificar las relaciones. De hecho, una de las aplicaciones Web 2.0 más interesantes que han surgido en estos últimos años han sido las comunidades online de todo tipo. De todas ellas, las redes sociales online (como Facebook, Twitter o Linkedin) son el ejemplo más relevante. Las comunidades online proponen múltiples posibilidades de interacción sin precedentes en la historia de Internet. Desde que aparecieron, estos servicios han atraído a cientos de millones de usuarios de todos los continentes y edades, llegando a formar parte de nuestra vida cotidiana y dando respuesta a muchas de nuestras necesidades de socialización.

Lo curioso del caso es que el término “2.0” ha dejado de ser un simple cambio tecnológico para convertirse en el paradigma de la modernidad, la innovación, el cambio. En la mayoría de los casos, 2.0 significa intentar hacer las cosas de otra forma. No se trata de una tecnología, sino de una actitud basada principalmente en la colaboración, la puesta en común, la socialización. Incluso se habla del 2.0 como de una inteligencia colectiva en acción.

A partir del concepto 2.0 como actitud han surgido nuevos términos relacionados como: crowdsourcing, mass collaboration, commons-based peer-productions, u open innovations. Parece que el 2.0 lo inunda todo. Tanta es la euforia que hay quien ha llegado a decir que mientras que antes se creaba desde el conocimiento, ahora se crea desde la comunicación. Bueno, un poco exagerado quizás. No obstante, lo importante del caso es que se ha abierto una nueva era, no sólo desde el punto de vista de la tecnología, sino de la actitud colectiva.

En la mayoría de los casos, 2.0 significa intentar hacer las cosas de otra forma. No se trata de una tecnología, sino de una actitud basada principalmente en la colaboración, la puesta en común, la socialización

Definición de web 2.0

Definición de web 2.0

 

Anuncios

Escribir en Internet: cómo evitar los conflictos legales en la era del Social Media

Cuando Tim Berners-Lee desarrolló el servicio web en 1989, pensó en un sistema que hacía posible que los contenidos creados por unos pocos fueran accesibles de forma pública e instantánea por el resto de usuarios de Internet. Esto supuso una gran revolución. Quizás habría que hacer el esfuerzo mental de trasladarse a aquella época para comprender bien su magnitud. El que se conoce como padre de la web ha recibido muchos reconocimientos posteriores, entre ellos, el Príncipe de Asturias en 2002 en la categoría de investigación científica y técnica.

Si bien Tim Berners-Lee permitió que unos pocos pudiesen exponer sus contenidos al resto del mundo, el empuje de Tim O’Reilly hizo posible que esto fuera posible para todos. O’Reilly no solo fue un fuerte impulsor de los movimientos de software libre y de código abierto, sino que es uno de los autores y promotores del concepto Web 2.0 (año 2004). La tecnología 2.0 hace posible los servicios en lo que cualquier usuario puede aportar contenidos a la red  (como blogs, redes sociales, etc.). El resultado es que más de la mitad de los usuarios de Internet, tienen cuenta en alguna red social y que existen más de 150 millones de blogs en todo el mundo. Como se puede suponer, no todo lo que se publica es original, honesto y constructivo.

“Más de la mitad de los usuarios de Internet tienen cuenta en alguna red social y existen más de 150 millones de blogs en todo el mundo”

Internet, como la vida misma, es fuente de conflictos. Estos conflictos están relacionados principalmente con la propiedad intelectual, el derecho al honor, a la propia imagen y a la intimidad, así como con la protección de datos de carácter personal. Cualquiera que aporta contenido a la red, ya sea una empresa que ofrece sus servicios o un usuario particular que expresa su opinión, debe conocer los límites legales de su actuación. Como es bien conocido, el desconocimiento de la ley no excusa de su cumplimiento.

De forma resumida, podemos apuntar que los límites legales de cualquiera que aporte contenidos a la red son los siguientes:

  • Los contenidos aportados deben ser originales. Esto quiere decir que, aunque se admite la inspiración, el plagio no es legal. No obstante, se pueden publicar contenidos ajenos cuando éstos tengan una licencia que así lo permitan. Por ejemplo, las licencias Creative Commons permiten la reutilización de contenidos citando la fuente. En cualquier otro caso, no está permitido reproducir contenidos, aun citando la fuente. Por cierto, esto incluye imágenes, dibujos, fotografías y vídeos.
  • Se debe respetar el derecho al honor, a la intimidad, a la privacidad y a la propia imagen. Es cierto que, en el caso de personas que tienen una vida pública activa, no es fácil delimitar estos conceptos, pero, en general, podemos suponer el alcance de esta limitación.

“Los conflictos están relacionados principalmente con la propiedad intelectual, el derecho al honor, a la propia imagen y a la intimidad, así como con la protección de datos de carácter personal”

En el caso de las empresas que ofrecen sus servicios a través de Internet, podemos apuntar otras limitaciones adicionales:

  • El sitio web corporativo debe contar con un aviso legal y una política de privacidad que definan el marco de actuación de sus usuarios, informando igualmente del uso que se le darán a los datos de carácter personal que sean recopilados por la web, así como de los derechos de propiedad intelectual e industrial sobre los contenidos del sitio web.
  • Cuando se realizan campañas promocionales (por ejemplo, el envío de email a clientes), los destinatarios deben haber solicitado o consentido el envío de manera cierta. Independientemente, se deben respetar las normas específicas a la hora de realizar sorteos, concursos o promociones.
  • Si la empresa publica contenidos aportados por sus usuarios en la web corporativa (por ejemplo, comentarios, opiniones, etc.), no estará obligada a su supervisión, pero sí será responsable de su moderación o eliminación cuando estos contenidos vulneren de manera evidente los derechos de terceros. En este sentido, si el titular del servicio conoce la infracción y no toma medidas, se convierte en corresponsable de la misma.

Desgraciadamente, todas las recomendaciones legales anteriores pueden ser matizadas y discutidas hasta la saciedad. Los límites del derecho a la cultura, a la información o el propio derecho de autor están continuamente puestos en duda. Sin embargo, no hay que olvidar que una cosa es la ley y otra distinta las propias creencias u objetivos sociales.

Por último, hay que tener en cuenta que las limitaciones anteriores están sujetas a las particularidades de la ley en cada entorno geográfico. Esto nos lleva a una nueva discusión que todavía no está resuelta: ¿Qué ley se aplica, la del país donde se encuentra el que aporta el contenido, el de donde está la empresa que ofrece el servicios o el de donde se localiza el servidor?. Eso es otra historia.

Libro “SOCIAL MEDIA. Marketing personal y profesional”

SOCIAL MEDIA. Marketing personal y profesionalLos medios de comunicación social online o social media son un tema de moda y de completa actualidad que surge a partir del modelo Web 2.0. Este término se refiere a los servicios web que hacen posible que los propios usuarios aporten, colaboren e intercambien ideas o contenidos. Con la Web 2.0 Internet deja de ser simplemente una nueva tecnología para adquirir una dimensión de vinculación social, una herramienta que permite unir a las personas. Con servicios como Facebook, Twitter, Blogs, Youtube o Foursquare nos relacionamos, recibimos noticias, expresamos nuestras opiniones y difundimos informaciones que nos ayudan a posicionarnos frente a la realidad que nos rodea. Es decir, son medios que permiten crear una red social, una comunidad que nos influye y en la que podemos influir.

Con la Web 2.0 Internet deja de ser simplemente una nueva tecnología para adquirir una dimensión de vinculación social, una herramienta que permite unir a las personas

Desde el punto de vista del marketing, los medios de comunicación social online suponen una magnífica herramienta para establecer puentes de relación con clientes, consumidores, usuarios, prescriptores, clientes potenciales, proveedores, inversores, empleados, instituciones, patrocinadores, competidores y cualquier otro actor relevante de nuestro entorno personal y profesional. Asimismo, nos permiten atraer, mantener y mejorar las relaciones con todos ellos, lo que nos lleva a enriquecer nuestro capital social, a gestionar adecuadamente nuestra imagen o marca y a hacer posible que estas relaciones sean duraderas y de valor.

Los medios de comunicación social online suponen una magnífica herramienta para establecer puentes de relación con cualquier actor relevante de nuestro entorno personal y profesional

En este libro sobre social media se describe este nuevo entorno social en el que nos encontramos y se dan las claves para utilizar cada uno de los medios de comunicación social online de una forma eficiente y efectiva. Está dirigido especialmente a las empresas concienciadas con el potencial que tienen los social media en su estrategia de comunicación, así como a aquellas personas que desean promocionarse personal o profesionalmente a través de ellos.

Datos técnicos

  • Título: SOCIAL MEDIA. MArketing personal y profesional
  • Autor: José Antonio Carballar
  • ISBN: 978-84-939450-6-0
  • Páginas: 256 páginas
  • Formato: Papel
  • Este libro se puede comprar en librerías o de forma online en la propia editorial – RC Libros – o en librerías con venta online como Amazon, Fnac o Casa del Libro.

Contenido del libro

PRÓLOGO realizado por Patricio Sánchez FernándezManagement Development Manager de LOYOLA Leadership School

Capítulo 1. MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL
Capítulo 2. CREAR LAS BASES
Capítulo 3. WEB SOCIAL
Capítulo 4. El BLOG
Capítulo 5. REDES SOCIALES ONLINE
Capítulo 6. FACEBOOK
Capítulo 7. TWITTER
Capítulo 8. LINKEDIN
Capítulo 9. VÍDEO SOCIAL
Capítulo 10. YOUTUBE
Capítulo 11. FLICKR
Capítulo 12. FOURSQUARE
Capítulo 13. MEDIR LOS RESULTADOS
ÍNDICE ANALÍTICO

Se puede obtener una información más detallada sobre el índice y leer parte del contenido en la web de la editorial RC Libros